A veces unos brochazos pueden hacernos soñar


Unos simples brochazos pueden sugerir un paisaje. Un día oscuro, bruto, amenazante. Un día de permanecer escondido en el hogar buscando cerveza y un libro de lectura incierta. A veces unos colores distribuidos sobre un papel o una tela pueden hacernos soñar.