Santiago Ramón y Cajal, investigador aragonés de la fotografía


Este autorretrato de Santiago Ramón y Cajal en su laboratorio de Valencia hacia 1885, como es lógico en blanco y negro pero coloreado a mano por Rafael Navarrete es la imagen de un hombre muy olvidado incluso en España, no en Aragón, que además de ser precursor en los estudios científicos, de la vacunación como método para prevenir enfermedades graves, fue un gran fotógrafo de laboratorio e investigador de la fotografía durante toda su vida.


El Premio Nobel considerado fundador de la neurología moderna fue también pionero de la fotografía en España. Estudioso de las funciones de la Cámara Oscura sin objetivos para proyectar imágenes una vez estudiando en Huesca siguió de niño investigando sobre los colores, sobre gamas cromáticas hasta que en la adolescencia conoció las técnicas del daguerrotipo y el colodión húmedo. La fotografía ya le acompañó todo la vida como mucho más que una afición que incluso utilizó en sus investigaciones científicas. 

Pero a su vez la fotografía fué un complemento económico pues junto a su esposa Silveria Farañás se dedicó a fabricar y vender placas de vidrio para hacer fotografías al bromuro gelatinoso. Escribió un libro sobre la fotografía en el año 1912 y siguió investigando sobre fotografía, métodos y procedimientos, durante toda su vida, insistiendo sobre todo en que la fotografía en blanco y negro se convirtiera en fotografía a color.

La imagen que vemos, un autorretrato de Santiago Ramón y Cajal muy aficionado a ellos para probar nuevos materiales, ha sido publicada por El País.