Los cielos a veces se muestran cabreados

No siempre los cielos vienen limpios y sin amenazas. Depende del momento. Este aire zaragozano parece triste, amenazante, pero es todo teatro, fachada falsa diría yo, efecto de la luz que se está cabreando por tener que irse hacia otro día. 

No es la normalidad del momento, así que no os preocupéis mucho, puede ser bonito incluso, el que se nos quiera mostrar como cabreado.