Los cerditos se asomaban pero enseguida se asustaron

El número de tontos es inversamente proporcional al de soluciones. Escucho que uno dice que quiere hablar con el otro, y el otro dice que sí. ¿Pero de qué hablamos? Al final no hablan, verbalizan sus ideas y se miran para pisarse. Otra vez inversamente proporcional al de soluciones.