Igual yo ya no soy como yo me imaginaba

Lentamente me acerco al espejo
miro de frente y no me encuentro, 
no soy yo,
si acaso mi padre algo joven todavía.



Hago gestos,
muevo la boca,
giro hasta ponerme de perfil,
y no, no soy quien me imaginaba que era,
y me retiro hacia la puerta sabiendo
que ya no me reflejo
que me he vuelto invisible y que ya no existo ni para mi.


¿Quién coño soy pues?