El tamaño de libertad que cada uno necesitamos, es distinto

A veces los alambres torcidos parecen indicar que alguien intentó salir de su escondite. Por pequeños que sean los huecos, todos sirven para imaginarse que huir es una última posibilidad para obtener más luz. 

Que no quepamos por ese hueco, nosotros, no quiere decir que no sean capaz de pasar por él otros seres humanos. 

El tamaño de libertad que cada uno necesitamos es muy distinto.