A veces lo horroroso además de feo es bello

El horror, lo feo, tiene también su punto de interés, su público, su influencia en los escaparates de la vida. No sé explicar los motivos, los por qué, pero los tienen. 

Es un pueblo español, un escaparate donde venden algunas muestras artísticas o artesanales, que tampoco sabría delimitarlas bien, pueden promocionar estas "cosas" horrorosas. 

Artísticamente provocadoras y diferentes, válidas y curiosas. No siempre la belleza es una y libre, hay muchas y variadas. 

Y esta puede ser un ejemplo de ellas, de las escondidas, de las incomprendidas por mi, pero belleza al fin y al cabo. Tal es así, que las fotografié. Por algo sería. por algo me llamarían la atención.