Detrás de una ventana casi siempre hay vida

A veces las ventanas son señales, vestigios de otros tiempos, laberintos o crucigramas. Como pequeños acertijos que hay que adivinar. ¿Por qué ese marca? ¿Era grande y ahora es pequeña? ¿Quién decidió restar luz a la habitación? ¿Es un desagüe o un respiradero lo de abajo a la izquierda?

Es una ventana, simplemente una señal geométrica en una pared, un cuadro, una marca de vida interna. Detrás de la ventana siempre hay vida.