De los cuatro solo el fotógrafo estaba allí

Los espacios son espacios si están ocupados. Tres personas ensimismadas en sus cosas, ocupando el vacío pero cada una de ellas sola, separada, absorta, escapada del ambiente. 

Pero sin ellas no habría mirada, no existiría nada interesante, si acaso las botellas de agua. 

Este espacio se llena por esa acción que ejercen las tres personas sobre sí mismas. Cada una de ellas hace algo que no sabemos, está en un mundo diferente a donde realmente está. 

Tal vez el único que estaba en ese momento allí fuera el fotógrafo.