Unos patos planos advierten que están cansados.

Todos influimos en los pensamientos de todos. Estos patas también. Creo que están cansados, hartos, desbordados de la vida que llevan. Son patos cansados de aguantar tonterías y se rebelan gritando que los sigamos hacia la rebelión. Al fin y al cabo… solo son patos. Y planos.