Legionario madrileño que canta y baila

Todas las ciudades tienen sus personajes fijos, sus micro sociedades individuales de personas que ocupan la vida urbana desde unos espacios elegidos, donde desarrollan su vida. Muchas veces son personas mayores, derrotadas por la edad y los cambios. pero ellas siguen manteniendo vitalidad, presencia… hasta que un día sin saber los motivos finales, dejan de estar en la misma esquina de siempre.

Este posible legionario con su transistor es un madrileño fijo. Se pone la música bien fuerte en las calles que van desde Sol a la Plaza Mayor y baila o canturrea al ritmo de la vida. Su presencia es muy conocida, su edad muy avanzada, su energía potente todavía. Un elemento del urbanismo vital, vivo, del Madrid del siglo XXI.