¿Gusta lo que vemos nosotros o lo que quieren ver los demás?

A veces miramos hacia arriba desde nuestra posición erguida. Pero eso nos impide ver de más formas. Debemos cambiarnos de posición, no solo de mirada. ¿Qué podríamos ver si nos tumbamos? ¿Y si giramos la cabeza 90 grados?

De la misma forma podemos luego en el laboratorio hacerlo más sencillo. Cambiando la imagen con giros que cambian sus posiciones sobre nosotros que seguimos mirando de frente. 

Seguimos mirando igual pero el mundo ha girado.

Todo es relativo. Nuestra forma de mirar lo es, nuestra capacidad para ver. La forma real de los objetos. No ve lo mismo un niño de 130 centímetros de altura que un adulto de 190 o incluso un adulto de 160. A veces lo poco es mucho. Y por ello tampoco encuadraría igual cada una de esas personas.

¿Mostramos en el arte lo que vemos nosotros? ¿O al contrario intentamos mostrar lo que nos gustaría ver? Otra vez volvemos a ese "todo es relativo". 

¿Gusta lo que vemos nosotros, o gusta lo que no ven los espectadores cuando miran a la vida de frente?