Un bosque macro en el Aragón del Gállego

Paseaba esta mañana recién nacida por el otoño aragonés y observaba con mi cámara decenas de formas y colores diminutos en flores o ramitas secas que me han llevado a removerme y preguntarme por dentro: ¿Cuantas personas saben que en lo micro está gran parte de los desconocido, de la belleza real, de los milagros complicados? 

En economía sucede lo mismo, en lo micro estamos nosotros, las personas, nuestras dudas y temores, incluso nuestras decisiones, hasta que estas se convierten en macro. Un bosque es macro. Un arañón maduro o una mora negra es micro.

Una persona es micro, aunque para ella sea su único macro. Una sociedad, una ciudad, todos nosotros somos macro.