Tanta palabra, para no añadir ningún mensaje

En recuerdo del aragonés Baltasar Gracián que pedía no romper el silencio si no estás seguro de añadir algo mejor, os dejo esta imagen tan peculiar. Dentro del gran mensaje que intenta transmitir con su texto, se esconde una caligrafía fea, desordenada, de alguien que trabaja mal los espacios o que se quedó sin spray a mitad del trabajo y tuvo que volver con otro de boca más gruesa. Pero el mensaje que leemos es totalmente válido y duro.

"Tanta palabra, ningún mensaje"