Gobierno Mundial de Antonio, en el Madrid de hace una década

Esta imagen es de 2011, ya tiene sus años y su protagonista no sabemos qué habrá logrado en estos años que han pasado. Son muchos. Él pregonaba el Gobierno Mundial de Antonio, una forma muy sencilla de gobernarnos con la bondad, con el trabajo, con la unión de todos. Cosas imposibles.

La fotografía callejera tiene también estos ejemplos de la Celtiberia más personal, de la sociedad mas diferente, de la realidad etérea que va y viene y nunca lora sus objetivos. Si la fotografía no existiera no existirían en el tiempo estas postales. Podemos imaginarnos en los siglos viejos, en el XII o en el XV a personas parecidas pregonando sus ideas. No podemos saber casi nada de ellos pues no fueron fotografiados. 

La labor notarial de cada momento también le corresponde a la fotografía callejera, urbana o no, de sociedades que se mueven en los tiempos.