Bajo la tierra, los árboles de nuevo se abrazan

Pero bajo la tierra, los árboles de nuevo se entienden y se tocan. Necesitan abrazarse para saberse seguros, para defenderse de los que los pisan por arriba. La vida real de un árbol se da debajo de la tierra, donde no los podemos ver.