Urbanismo sucio, brut, con posos, real

Ese toque presuntamente artístico de algunas intervenciones de aprendices del color en las calles viejas nos dejan la realidad de estos años, aunque no siempre nos gusten. 

Es el 2019, es lo que se sabrá que hacíamos en nuestras calles en estos años, diferente a lo que se hacía hace dos décadas y presuntamente distinto a lo que se hará dentro de otras dos décadas. 

Es, nos guste mucho o nada nuestra firma social, la señal de identidad temporal de estas décadas.