Nada es necesario para soñar. Ni tan siquiera estar

Mirar es imprescindible para ver, pero incluso sin mirar podemos ver. Para ver es imprescindible sentir, detectar que algo nos está influyendo. Para sentir es imprescindible estar despierto, pero incluso en sueños podemos sentir.

Nada es necesario para soñar.