Los otoños actuales son grises, con miedo contenido

Estoy (estamos) en otoño que es como anticiparse al frío. Ahora ya no hace fríos en los inicios del otoño. Nos hemos cargado el veranico de San Miguel. Los árboles del Pirineo dudan de si empezar a amarillear, pues es el momento… pero no sienten frío ni muerte. 

Han decidido en una reunión del fin de semana esperar un poco. Los árboles se reúnen en silencio, pero nunca dicen dónde. Para que no vengan los grises a disolverlos. 

La policía de Franco era gris y ese traje se lo debió elegir algún comunista escondido entre sus filas. Gris. Los grises. Los árboles no entienden de policías pero sí de grises. Los odian.