La farola falsamente real, que no daba luz

La farola sombreaba. Ni daba luz ni se dejaba ver, ni estorbaba, ni sabemos con seguridad si existía. La intuimos. Pero para poca cosa. Es una farola de sueños, falsamente real.