El día que logran levantarse, me han dicho que hacen mucho daño

No todo está visto. No todo está visto bien y con calma. ¿Cuántas veces nos hemos parada a ver un suelo de adoquines con calma y a observar sus colores, sus contrastes, sus manchas? Pues eso. La vida también está hecha de miles de adoquines duros que están por debajo de nuestros píes pero son más duros que nosotros. Y no se desgastan por mucho que los pisemos. Cuidado con ellos pues el día que logran levantarse, me han dicho que hacen mucho daño.