¿Una fotografía es un segundo o un par de minutos?

Muchas veces una imagen viene sola a tu encuentro. Entré en este patio catalán y la luz era buena dentro de un nublado que ayudaba más que estorbaba a la calma y al pensamiento lento. Tan solo hacía falta buscar el encuadre. Agacharme un poco y disparar.

La belleza no es de la fotografía sino del propio patio. Es una clásica postal que sirve para recordar. 

De la puerta de en medio salió un gran joven de azul para hablar conmigo. El Museo estaba abierto pero yo no tenía tiempo para poder visitarlo. Tras unas palabras me señaló una botella de agua que se había quedado en el banco de piedra, molestando la fotografía. Y efectivamente, he tenido que retocarla.

Viendo la fotografía me ha venido a la mente toda aquella escena de una mañana nublada en Martorell. La fotografía es a veces mucho más que una instantánea, puede ser incluso un par de minutos.