Un habitante de New York que vino a saludarme

Las ciudades están llenas de habitantes, y no todos ellos son humanos. Hay ciudades donde los humanos son clara minoría y si hay dudas las pierdes enseguida que pasas unas semanas y en las habitaciones de los hoteles empiezan a robarte la poca comida que dejas sin encerrar.

Hay habitantes curiosos, amables, simpáticos, negros, roedores, miedosos, voladores, escarbadores o adaptados a la presencia de otros habitantes. En las grandes ciudades hay incluso muchos humanos jodiendo a otros humanos.