Los brillos de la vida que está de vuelta

Cuando uno está de vuelta corre el riesgo de dejar de estar de ida.

Y estar de ida también es necesario.

Estar de ida es mantener la curiosidad e. incluso, esa mínima ingenuidad sin la cual queda uno paralizado.

Salvador Pániker