La vista muchas veces nos engaña

La imaginación pudo entrever sombras y formas, pero todas estaban equivocadas.

Nadie debe sacarnos del engaño visual, cuando este se produce.

Casi lo mejor es dejar que la realidad vuelva a su sentido lo que vemos, para sentirnos bien.

Nada hay como desengañarse por uno mismo.