Entrando en lo próximo, y sin mirar

Diría cualquiera que entrar es mucho más sencillo que salir.

Pero ese no puede ser un cualquiera.



Será con toda seguridad

alguien que ha haya salido con dolor

y sabe por experiencia que salir

supone cerrar

y cerrar siempre es mucho más complicado

que abrir.