Una vigilante de rosa y gris, que siempre te mira

Poner una belleza sobre un buzón destartalado es todo un detalle, aunque el dueño del local lo haya atado me imagino que para evitar el aire de los jetas. No es un muñeco de trapo, es el vigilante barato que te mira al entrar.