Cebollas de madera vieja

Somos capas de cebolla vieja, donde la de fuera siempre es más dura, áspera y oscura. Para saber qué hay dentro hay que abrirla… y tirarla. Aunque es posible que lo que te encuentres dentro te haga llorar. Las capas viejas ya no tiene esa posibilidad.