Una puerta en Ibiza con mucha potencia

Un llamador de Ibiza, unos hierros sin disimular, una puerta dura y enérgica. Una plantilla de clavos para sujetar los empujes de quien osa entrar sin permiso. Unos detalles sin importancia.