Sabemos dónde estamos, no sabemos a dónde vamos

Para saber hacia dónde vamos, hay que saber en qué lugar estamos. Todo destino tiene que ver con el punto de partida. Si no sabemos dónde estamos, nunca sabremos hacia dónde queremos ir.