Lo malo de ser dragón en Eslovenia es que sabes el final.

El carácter imprime esa personalidad que vemos a la primera. Este dragón tiene muy mala leche, quiere defenderse de San Jorge pues sabe que tiene los días contados. Es lo malo de ser dragón en Eslovenia, que sabes el final.