Las palomas ocupan el puesto de los guerreros

Ya no hay enemigos en Carcassonne y si acaso palomas que ocupan las troneras, esas ventanas de defensa que antaño tenían sangre de los defensores. Ahora son las habitaciones de las aves y unos motivos decorativos en las murallas. Poco más.