Fotografía familiar. Acción. Detalles. Recuerdos

La fotografía familiar, la del recuerdo, la de la memoria es uno de los ejercicios más bellos que podemos hacer todos nosotros. Conservar los recuerdos, los instantes, la vida ya pasada a través de la fotografía no tiene precio.

Es mejor que ese tipo de fotografía se divida en dos aspectos bien distintos. Acción. Detalles. Acción de las personas en situaciones determinadas y que marcan su propia personalidad. Y detalle en primeros planos de retrato para recordarlos como nuestra memoria es capaz de retener. 

Y más interesante todavía retratos en compañía para asociar personas, espacios, crecimientos y cambios. 

Y retratos de ambientes comunes, de esos que en el momento de fotografiar nos parecen tan obvios que no nos resultan originales como para ser retenidos. Con los años toda nuestra mirada de los envoltorios cambia sustancialmente.