Contra la oscuridad de una puerta cerrada, siempre hay una posible luz

Y tras cerrarse la puerta, se mantuvo la luz amarilla de los ventanales para demostrarnos que incluso dentro de la posible oscuridad sigue existiendo esperanza.