Ante la inmensidad de uno mismo está todo lo demás

Ante el mar en calma, nada como la inquietud de uno mismo queriendo conquistarse. La libertad empieza con uno mismo, la primera conquista imprescindible es uno mismo. Ante la inmensidad de uno mismo está todo lo demás.