Pop Art o Arte Popular atacando de nuevo

El Pop Art como representación de lo popular, del color limpio y vivo, de los elementos sencillos y a veces casi infantiles, tuvo su época lo que no le imposibilita para seguir teniendo muchas otras de la mano de la fotografía y de la creación digital. 

Ahora hay mucho color por la vida, si lo atrapamos y lo convertimos en simple podemos volver a decir cosas con el POPular ARTe

Ante la inmensidad de uno mismo está todo lo demás

Ante el mar en calma, nada como la inquietud de uno mismo queriendo conquistarse. La libertad empieza con uno mismo, la primera conquista imprescindible es uno mismo. Ante la inmensidad de uno mismo está todo lo demás.

Nunca nos debemos enroscar hacia tras

En los despachos se amontonan los papeles. Tanto… que a veces se convierten en papeles. La diferencia entre un papel que todavía no es un papel, con un papel que ya es un papel… está en el color y en las arrugas. Más o menos como en las personas. Según dejan de tener vida se vuelven más oscuros y más enroscados sobre sí mismos. Así que ya lo sabemos todos, si no queremos ser papeles viejos lo mejor es no consentir que nos enrosquemos hacia tras.

Las puestas de sol nunca se dejan atrapar

Nunca una puesta de sol puede reflejar la realidad de una puesta de sol. Las puestas de sol llegan a tener olor propio, humedad y sentimientos. Ibiza no sabe igual que esta de Almería y tampoco ninguna de ellas huele igual a la de Salou. Pero nunca las podemos atrapar, siempre se escapan en minutos.

Sabemos dónde estamos, no sabemos a dónde vamos

Para saber hacia dónde vamos, hay que saber en qué lugar estamos. Todo destino tiene que ver con el punto de partida. Si no sabemos dónde estamos, nunca sabremos hacia dónde queremos ir.

Un reflejo individualiza la realidad que nos muestra

Me gustan los reflejos porque distorsionan y porque siempre creo que si me mirara en ellos me vería mejor. Ante los reflejos todo es aleatorio, pero si no te gusta como quedas, a poco que te muevas ya cambias y puedes elegir. 

Nada visto a través de un reflejo es duradero. 

Todo se modifica y nadie lo puede ver exacto a como lo vemos los demás. Un reflejo individualiza la realidad. La originaliza. ¿Qué es originalizar?

En fotografía ¿Hasta dónde modificar los colores de una imagen?


A la hora de revelar en casa una fotografía, ahora ya de forma digital, nos encontramos a veces con el deseo de jugar con la realidad que hemos fotografiado. Tanto con retoques de zonas concretas que pueden "estorbar" como en muchas ocasiones con retoques de color.

En este caso os planteo una duda muy habitual. La primera imagen es más o menos la realidad. Los hierros tienen un todo algo rojizo oxidado pero con no tanto amarillo como se espera, y el resultado final resulta "diferente" cuando no incluso algo desagradable según mi punto de vista.

En un segundo revelado intenté controlar ese dominante y el resultado se aparta de la realidad de ese momento, donde seguramente la luz ambiente influía. Pero surge la duda ¿Qué debo dejar, qué resulta más fotográfico?

La decisión es del fotógrafo y aunque sepamos que estamos transformando una posible realidad, lo cierto es que hacer una fotografía es transformar esa realidad para convertirla en algo plazo. Nadie al ver las imágenes, las fotografías, está viviendo el ambiente, el momento y todos sus condicionantes. Luz, temperatura, sonido, envoltorio del lugar, etc. 

Tres ventanas para asomarse de tres formas diferentes

Tengo esperando tres imágenes de ventanas, esa serie muy habitual entre fotógrafos que miran y ven lugares desde donde la vida va surgiendo a base de asomarse. Voy a ponerlas seguidas para dar entrada a más temáticas. 



Cardos pinchantes, pinchudos, pinchadores, pintados

El desierto de los cardos, a veces llamados borriqueros. Cardos secos, dolidos por el sol, esparciendo sus semilla por explosión. Cardos pinchantes, pinchudos, pinchadores, pintados. Cardos de no comer.

Una vivienda adaptada para la caza

Todos necesitamos tener un hogar, una cueva donde refugiarnos, donde sentirnos seguros. Las viviendas se construyen, todas. Y con muy diversos diseños. Las hay para toda una vida y las hay efímeras que duran lo que dura una tormenta. Las hay complejas y simples. Grandes y pequeñas. Pero todas cumples su función.

¿A dónde van las sombras que entran en la sombra?

Entre el sol y la sombra siempre estamos todos los demás. Encubiertos, paseando de un lugar hacia el otro, moviendo nuestra sombras. ¿A dónde van las sombras que entran en la sombra?

El valor de un proyecto fotográfico

La página web Xataka Foto nos habla de la película Smoke como ejemplo de serie fotográfica, de proyectos o colecciones fotográficas, que puede durar su construcción toda una vida. Nos enseña a algo fundamental en la vida, crear tu propio proyecto que te sobrepase en el tiempo. 

 Es la escena en la que Harvey Keitel enseña a William Hurt su proyecto fotográfico. Una fotografía de su esquina, de su estanco… todos los días del año y a la misma hora. El conjunto tiene el valor que le otorga eso, la mirada de algo común convertido en un proyecto diverso, con diferentes luces, distintas épocas del año, personas que van y vienen, que se repiten o no, que cambian.

Da igual el motivo que lleva al protagonista a crear aquella secuencia de 1.000 fotos diferentes del mismo lugar. Lo que nos queda es la idea de que una mala foto es una mala foto. Pero 1.000 malas fotos son un proyecto, una idea, una parte de nuestra vida. Si además en vez de ser malas son buenas, ya es la leche merengada.

Dentro había personas que se movían

Por dentro se asomaban sus habitantes, mientras intentaban buscar la salida. Los habían tapado para que no vieran la luz del sol.

Todo es cuestión de tiempo. La vida

Tal vez la vida sea esto, cuerpos que en cuanto ya no son útiles para su primera actividad se vuelven rancios, secos, rajados, amontonados los unos sobre los otros mientras se les cuartea la piel. Tal vez ese color moreno, áspero o amarillento sea también parte de su edad. Unos sujetan a los otros mientras desde lo alto les miran los troncos bellos y erguidos. Todo es cuestión de tiempo.

Tres clavos como ejercicio teórico de "Series fotográficas"

En las imágenes que estamos utilizando aquí como muestra temática de series fotográficas y a la que denominamos en su momento "Hierros" como ejemplo de poner en valor las colecciones de imágenes temáticas, entra también muy bien en las variables de todo tipo de hierros, estos simples clavos si son los protagonistas de la imagen. 

En esta fotografía que vemos arriba, sin duda los tres clavos son con su color los que marcan la idea final de la imagen. Su color, su textura y su distribución sobre la imagen. 

En otros momentos iremos viendo otras variables de la serie "Hierros" y de los simples clavos como protagonistas de una imagen.

Sueños de un domingo de mucho calor

Nadie se había dado cuenta, pero en aquella madera roja magenta habitaban seres de Madrid que se paseaban a escondidas. Era verano y entre las diversas capas de la madera se escondían los veraneantes para no ser vistos, pero salían a tomar el sol en cuanto nadie miraba la madera.

Os preguntaréis cómo logre avistarlas, pillarlas en pleno paseo. Os voy a contar el secreto, pero no lo comentéis por las calles. 

Me disfracé de mosca gorda de rojos ojos. Mis zumbidos no llegaban al tono real, pero le puso muchas ganas. 

Lo complicado de todo, lo más complejo fue esconderme la cámara entre las alas.

Dubai y la fotografía callejera para explicar bien el paisaje

Cuando te atrapan los paisajes diferentes y poco habituales es fácil que te pillen las sorpresas, se amontonen ante la vista y sea complicado elegir, seleccionar qué fotografías debes hacer. 

Normalmente si no eres habitual de la fotografía y de las sorpresas urbanas, lo que suele suceder es el error, la mala selección, lo que te llama la atención a ti como espectador nuevo, pero que no llaman la atención a los que por allí pasan en ese momento.

Con ese ejercicio no logras excelentes imágenes sino más bien mediocres fotografías de las que hace todo el mundo. 


Hay que seleccionar mejor.

Hay que hacer otro ejercicio. 

No debes dejarte sorprender por nada, y elegir —como sabes elegir en tus propias calles— aquello que sobresale de todo el conjunto, aquello que realmente es sorprendente no tanto por el lugar sino por lo que se ve en el lugar en ese momento.

En las calles urbanas de Dubai, para alguien que no haya estado nunca —como si vas por New York, Tokio o Pekín— todo te atrapa en el acto. Pero debes fotografiar aquello que además de original nos diga algo en ese momento y también varios días después, ya en casa. A ti y a tus espectadores. 

Esta fotografía es de Luis Iribarren en Dubai, allí todo es excesivo, por ello, buscar las líneas, los reflejos, los colores, es un acto añadido de arte fotográfico. Sí, efectivamente la imagen no tiene calidad suficiente, pues la he recibido por redes sociales ahora mismo. Pero como concepto sirve para explicar que en la fotografía callejera o de viajes, debemos buscar algo más que la sorpresa del momento.

El futuro del guerrero herido es desaparecer

El descanso del guerrero tiene muchas imágenes, miradas, sensaciones, dolores. El abandono del cuerpo herido o roto es lo más habitual. Ya no sirves para lo que servías. Nadie se acuerda de tus éxitos y conquistas. Tu futuro es desaparecer.

Brujitas que sonríen en Asturias

Incluso siendo brujitas hay que llevarse bien con las vecinas de profesión, nunca se sabe para qué. O para nada. Al menos para seguir con la sonrisa.

Todo es memoria, pero no todo permanece igual

Unos se ven y los otros se intuyen, unos se tocan los otros están lejos. Unos son recuerdos los otros son presenten. Todos son ya memoria.

Textura casual y causal

La casualidad siempre es casual. 

                                               Y si no lo es… se convierte en causal. 

                   Es lo que tiene ponerse a pensar.


En qué se diferencia la luz de la sombra?

Sin luz no hay sombra.

En cambio sin sombra puede haber luz.


Un pulpo con labios rojos que mira sin ver

En fotografía crear inquietud está bien, producir dudas también. ¿Qué es esta cabeza que flota en el ambiente? Pues ni el fotógrafo lo sabe bien. parece una marioneta, un pulpo con ideas, un ángel caído en desgracia por lo feo que es. No se sabe bien. 

¿Tienen sentido estas dudas? Maderas y maderos

¿En qué se diferencia una madera de un madero? ¿En qué momento una madera se convierte en un madero¿ ¿Qué tiene más valor una madera o un madero? ¿Tienen sentido estas dudas?

Un faro que marca caminos. Ibiza

Necesitamos luz para encontrar los caminos,


y cuando no la tenemos a mano

necesitamos alguien que nos alumbre

y nos marque la salida o la llegada.




No existe el camino hecho si no lo vemos,

todos ellos se componen de la necesaria luz

para saber hacia dónde vamos sin tropezar

o no serán caminos, sino trampas.

Una puerta en Ibiza con mucha potencia

Un llamador de Ibiza, unos hierros sin disimular, una puerta dura y enérgica. Una plantilla de clavos para sujetar los empujes de quien osa entrar sin permiso. Unos detalles sin importancia.

Fotografía familiar. Acción. Detalles. Recuerdos

La fotografía familiar, la del recuerdo, la de la memoria es uno de los ejercicios más bellos que podemos hacer todos nosotros. Conservar los recuerdos, los instantes, la vida ya pasada a través de la fotografía no tiene precio.

Es mejor que ese tipo de fotografía se divida en dos aspectos bien distintos. Acción. Detalles. Acción de las personas en situaciones determinadas y que marcan su propia personalidad. Y detalle en primeros planos de retrato para recordarlos como nuestra memoria es capaz de retener. 

Y más interesante todavía retratos en compañía para asociar personas, espacios, crecimientos y cambios. 

Y retratos de ambientes comunes, de esos que en el momento de fotografiar nos parecen tan obvios que no nos resultan originales como para ser retenidos. Con los años toda nuestra mirada de los envoltorios cambia sustancialmente.

Siempre nace vida nueva, aunque no queramos

Nacer es una obligación que marca la propia vida. Podemos no querer nacer pero siempre hay un mecanismo mayor que nosotros mismos que continúa con el crecimiento espontáneo. 

Tan solo podemos interactuar sobre el qué queremos que nazca. Una cosa o la otra. 

Hasta que se nos escape nuestra propia importancia para intentar dominar el ambiente.

Las palomas ocupan el puesto de los guerreros

Ya no hay enemigos en Carcassonne y si acaso palomas que ocupan las troneras, esas ventanas de defensa que antaño tenían sangre de los defensores. Ahora son las habitaciones de las aves y unos motivos decorativos en las murallas. Poco más.

Series fotográficas para marcar personalidad propia


A veces he explicado la necesidad de que hagamos lotes, bloques o series de fotografías similares. Pequeñas colecciones temáticas que si saben elegirlas marcarán tu trabajo y te harán reconocibles. Hay centenares de posibles propuestas. 

Yo hace un tiempo inicié una serie con números, simples números urbanos que iba encontrándome en mis viajes, por las calles o en tiendas o en carteles. Una simple colección de número pero elegidos con un criterio de belleza fotográfica. Como esa idea no del todo abandonada hay repito, centenares de posibilidades que te animan a seguir fotografiando incluso en días de aburrimiento visual.

Rotura de una pared como otra cualquiera

Cuando algo se rompe, aunque sea el silencio, es complicado devolverlo al aspecto anterior. Así que nos toca observarlo y ver si la nueva distribución de elementos nos sirve. Escucha la pared romperse y lograrás detener su caída, pues te preocuparás por ella.

Paredes con mirones negros

Mirando las paredes te encuentras con mirones sobre las paredes, que se apoyan en las paredes. Todo debe tener un sentido, aunque no siempre lo sepamos. Es la vida, incluso negra.

En Andorra también se puede ir a no comprar

¿Quién se para a mirar esta aborrecible mancha sobre las paredes del Centro Comercial? Solo los locos como yo.

¿Dónde está la apertura al cielo?

Todos nos abrimos al cielo al menos una vez en la vida. La última. Pero mientras tanto miramos para observar el camino. 

Creemos —pues así nos lo han enseñado— que el cielo está arriba, pero podría ser que estuviera en un lateral, o incluso debajo. 

De todas las formas, lo que parece más seguro es que tendremos que entrar por una abertura no muy ancha, por donde no todos cabemos. 

No sabría explicarlo mejor. Creo.

Aojaxrei jiovetiu minrtuo nuare. Ponifture mucuti nrwed ceseti miuurt. No tienumo nutio jutiuytede. Miroti muree teroimye. Al numio numweo lo itode turiomere noi mureto lopitol leremo.

¿Qué idioma hablan las ventanas?

Una ventana siempre es un aire hacia dentro o hacia fuera. Una ventana es la entrada o la salida. Las ventanas pillan de sorpresa y amagan con asomarse hacia nosotros, mientras nosotros nos reprimimos para asomarnos hacia ellas. ¿Qué idioma hablan las ventanas en Croacia?

Cristo en urna de cristal. Sangrante modelo

Tener a un Cristo en urna de cristal casi real, para ser adorado podría rayar el abuso de poder. Sangrante modelo para recordar historias de dolor… y para meter miedos. Incluso la iluminación es dramática.

Contra la oscuridad de una puerta cerrada, siempre hay una posible luz

Y tras cerrarse la puerta, se mantuvo la luz amarilla de los ventanales para demostrarnos que incluso dentro de la posible oscuridad sigue existiendo esperanza.

Claustro románica de la tranquilidad y el sosiego

El silencio, la tranquilidad, la lectura, el pensamiento, la interioridad, la luz, la frugalidad, el tiempo. Entre los claustros de las viejas iglesias románicas suelen contenerse los elementos ya perdidos en la vida común. Pero nadie dice si los quiere rescatar alguna vez y si se atrevería en un para siempre.

¿Qué tienen que ver las hipotecas con una fotografía de un nudo?

Las ataduras nos vienen de lado a lado, desde arriba hacia abajo, hasta terminar en el nudo. Lo malo no son las cuerdas que nos atan, sino el duro nudo que nos sujeta a las cuerdas. 

Un agarre mal atado no es nada. Por eso quieren que tengamos hipotecas, pues esas si son los nudos. De una cuerda te puedes soltar, de un nudo bien hecho no.

Siempre ante la belleza hay errores

Hoy un intruso negro agarrado con brazaletes a los dueños de la situación. Siempre la belleza tiene sus punto desapercibidos de error. No hay otra. Hacemos como que no los vemos y a otra cosa. Pero es un gran error pensar que es negro, os estoy engañando. Es rojo pero la imagen es en blanco y negro. 

Turistear es observar, sorprenderse, mirar para ver… fotografiar

Turistear es observar, sorprenderse, mirar para ver, quedarse con los instantes. Estas turistas coreanas observan a una artesana croata cómo está montando su pequeña tienda. Algo las sorprende y yo las sorprendo a todas ellas. Todos nos vamos cazando. Yo las fotografía y ellas se dejan. ¿Qué porqué sé que son coreanas? Eso lo dejo para otro día.

Una fotografía de una hoja que a mi sí me dice cosas

Esta hoja la podría haber logrado con agua lanzada de forma intencionada, incluso si no me gustases las gotas, la podía mover violentamente  y volver a intentarlo con otras gotas hasta obtener el resultado apetecible. Incluso de ser así, lo lógico hubiera sido elegir una hoja sin roturas, perfecta y bella. Y si me apuras, en vez de agua lanzarle con spray un líquido a base de glicerina para que las gotas se mantuvieran durante más tiempo y poder iluminar bien.

Pero entonces a mí… esa fotografía no me diría nada de nada. Esta hoja es importante para mi porque representa un lugar específico, un momento clave tras una pequeña tormenta de primavera en una ciudad europea encantadora, una tarde gris pero llena de buenas vibraciones.

A veces en la fotografía no solo hay que buscar lo bello, sino también lo que nos diga “algo” a nosotros mismos.

Las fotografías del lugar siempre salen tristes

Nunca es fácil la guerra. Nunca es gratis. Nunca es sin sangre. Nunca dura poco. Esta pared está en la fortaleza de Srđ, a las afueras de Dubrovnik, y muestra las heridas en el cemento de balas y bombardeos. Nunca sabremos si delante de cada bala había una persona atravesada. Los odios siguen allí encerrados. Las fotografías del lugar siempre salen tristes.

Lo malo de ser dragón en Eslovenia es que sabes el final.

El carácter imprime esa personalidad que vemos a la primera. Este dragón tiene muy mala leche, quiere defenderse de San Jorge pues sabe que tiene los días contados. Es lo malo de ser dragón en Eslovenia, que sabes el final.

Danzando (varias veces) del fotógrafo esloveno Tomaz Crnej

Ayer os dejé una imagen del fotógrafo Tomaz Crnej donde veíamos a una danzante en posición esbelta y bella dentro del contexto global de la imagen, pero una imagen de caída, distinta a las bellas posiciones de la danza.

Esta imagen de arriba y del mismo fotógrafo esloveno nos muestra otro juego visual. Esta vez y sin salirse del tema de la danza, nos muestra el movimiento, las luces, una mezcla de manchas y luces que ayudan a crear un clima especial y sobre todo muy movido, muy activo. Se juega con las formas, con las manchas para crear un efecto de congelación irreal.

(Aviso que no puedo escribir exactamente el nombre del fotógrafo, pues mi teclado latino no me deja poner algunas marcas sobre letras)

Hierros abstractos, o hierros derretidos. Fotografía de texturas

No es la primera vez que os dejo alguna muestra de series mías, como en este caso sobre "Hierros" una mezcla de varias posibles serias fotográficas. Podría ser Hierros, pero también Textura o Abstracto. Todas estas fotografías, agrupadas en un solo documento o presentación, forman mucho más que una simple fotografía pues sirven para contextualizar la idea, la mirada, la forma de trabajar.