Una fotografía nos devuelve el pasado al presente

Decíamos en la anterior entrada que toda fotografía es pasado, y siendo cierto también lo es que vuelve a ser presente al contemplarla de nuevo y llevarnos al momento de su toma para convertirlo en actual. El recuerdo del momento pasado el responsabilidad del fotógrafo.

Esta imagen de arriba es de Manacor y al volver a verla me trae recuerdos de una mañana templada y hermosa que acabó en una buena comida. Es tanto como entregarle a la imagen, esa capacidad de recuerdo que a veces la mente nos esconde en rincones. 

Pero nosotros ahora ya no somos iguales al momento de la toma. Hemos cambiado de todo y eso ayuda a convertir el pasado en un nuevo presente, con nuevos recuerdos y distinto punto de vista. Hoy no contemplas igual lo que en aquel momento cazaste.

La fotografía es memoria, es revivir, es construir un nuevo presente utilizando el pasado. Es sobre todo un objeto de memoria, de colección de momentos. 

Aunque sea una fotografía subjetiva y no aparente servir para recordar nada específico, al menos para el fotógrafo sí representa el recuerdo de un momento.