Cabeza despeinada con dientes de morder

Por las calles siempre hay pequeños monstruos planos que nos miran con cara de miedo. Son los que observan la calle para vigilarla de borrascas. Arte callejero, que se nos irá a la nada.