Viven dentro de un cuadro y no lo saben

Podría ser una pintura pero es una simple fotografía. Los burros no lo saben, pero viven dentro de una obra de arte natural. Ellos van a lo suyo, paseando y comiendo natural como si fuera lo que la vida les ha obligado. Pero en realidad viven dentro de un cuadro del siglo XVIII que se mueve y recibe los cambios de temperatura. Si les preguntáramos, nos dirían que a ellos eso les importa tres huevos.