Viajar es abrir páginas del libro de nuestra vida

Mirar y dejarse sorprender por lo inamovible. Sus colores nos afectan, sus luces y sus reflejos. Tanto, que nos atrapa y nos deja quietos esperando a que desaparezca. Es un imán natural.