Zonas de confort tremendamente inútiles

Una zona de confort es un lugar fácil, muy conocido, ya explorado, sencillo, cómodo, donde no hay que explorar ni trabajar sino tan solo dejarse llevar. Estar.

Las zonas de confort son una trampa pues nos sujetan y aprisionan, evitan que innovemos, que salgamos al frío a conocer nuevos animales humanos o inhumanos. Lo cómodo en realidad es lo contrario a lo útil.

Pero las zonas de confort pueden ser feas, tremendamente inhóspitas, absurdas e inútiles. Podemos encontrarnos bien, simplemente por que no hayamos explorados otras mejores.