Una ventana que parece torcida

Las sucesivas pinturas sobre la pared han logrado torcer la ventana. Dentro sigue estando el dormitorio, fuera no está la calle sino las escaleras de subida. Las casas viejas no siempre tenían las ventanas donde debían.