Unos árboles vendiendo camisas

Un árbol enmarcado siempre es un árbol aunque ya pierde gran parte de su naturaleza. Los árboles como las lagartijas deben estar libres y por eso no deben estar muy enmarcados. Nadie estamos libres, es cierto, todos nos usamos los unos a los otros. Pero como poco no debemos tener un marco de plata dorada que nos diga desde donde tenemos que mirar.

A estas palmeras les han colgado cacharritos azules con luces de colores para contentarlas, pero cada vez que mirar hacia las marcas comerciales se responden que ellas no nacieron para ayudar a vender camisas.