Una ventana de Praga que vende vida de paja

Soy un alcahuete, un tipo fisgón que mira desde fuera lo que hay dentro. Dentro de las ventanas, de las personas, de las cajas con sorpresas, de los corazones, de algunos pensamientos hermosos. 

Vamos…, que soy un tipo raro. Como todos vosotros.

Esta ventana es de Praga, ya tiene tantos años que hoy no existirá igual, la habrán modificado por vieja. Era (o es) una tienda de marionetas, de muñecas vivas a poco que las movieras con los hilos y las ideas. Incluso hablaban, me dijeron los de dentro, pero esto ya no sé si creérmelo, pues eran de madera y de paja. Aunque en Praga todo es posible. Como es tan lejos.