Flor de Almonacid de la Sierra

Estas bellas flores me las encontré en Almonacid de la Sierra, paseando por el campo en busca de tranquilidad. Estaban allí precisamente para tranquilizar el paisaje, para demostrarnos a todos que las flores no se pueden diseñar, es imposible, si acaso copiarlas. Nadie lograría inventarse una flor nueva, sin antes estar pensando en una que ya existiera.