Ideas de calma y suavidad, a la venta

Rincones hechos para ser agradables. Espacios de luz ambiental para iluminar las formas de pensar. Papeles de envolver mentes que necesitan más paz y calma. Pizarras para recordarnos que se pueden borrar y volver a escribir. Colores naturales aunque sean artificiales.

La imagen es de un comercio cualquiera que vende ideas de calma y suavidad. Es como llevar el campo a tu lugar de lectura, de relajación.

Una casa vertical que invade la acera

Una casa vertical es siempre una casa interesante si contiene el condicionante de que parezca horizontal. 

Cuando la casa vertical que es horizontal invade las aceras se convierte en un escaparate. Queda llenarlo de personas que miren y toquen. 

Las casas verticales que son horizontales deben dejarse tocar.

Un árbol débil por ser delgado entre los fuertes


La importancia de la debilidad depende del punto de vista. Si nos acercamos a ella resulta más grande y enfocada, más potente y principal. 

Eso no significa que la debilidad sea siempre negativa. Un niño es débil, una flor es endeble, un jilguero es suave. 

Su fuerza radica en nosotros al contemplarlos y respetar su delicadeza.

Tres tonterías para mirarnos entre sueños

Casi nunca una pared es un espejo, mientras que muchas veces un espejo es la pared.

Las arrugas de la piel se ven mejor con una luz adecuada. Si son muchas lo mejor es apagarla.

El color depende del contraste. El contraste depende de la luz. La luz depende de la mirada.



Desvencijado sí. Muerto no, solo muy mayor

Estropeado parecía. Desvencijado estaba. Muy mayor. Eternamente castigado.

Parecía quebrado, roto, desunido. Con piel de escamas viejas, que se agarraban las unas con las otras.

Pero orgullosamente cumplía con su obligación de cerrar. De cerrarse. De encerrarse.

No estaba muerto. Tampoco podrido. No era inútil. Era muy mayor. Solo eso.

Sigue molestando. Joder

Tenemos que ser honestos con nosotros mismos: si no molestamos es que no somos nada. O peor todavía, no somos nadie. En el trabajo de cada uno de nosotros está molestar sin producir dolor. Molestar es demostrar que estamos, es la inevitable marcha de nuestra personalidad. No podemos caer bien a todos, no es bueno eso, así que nos toca molestar y aceptarlo como positivo.

Yo molesto, tú molestas, él nos está molestando. No pasa nada. hay que relativizar. Molestar sirve para crear diferencias, para mover pensamientos incluso de asco, para revolver entrañas. Y de todo eso suelen pasar dos cosas a cual mejor. O unas diarreas mentales o de las otras, o un cambio. Joder, sigue molestando y no te preocupes de más. Si molestas mucho te romperán la cara e incluso puede que eso sea hasta bueno, pues de todo se aprende.

Soñemos comedias para estar entretenidos

Las comedias son mentiras. Excepto si se basan en la propia vida, como eran en gran medida las comedias de Lope de Vega. Escribía tantas comedias como hijos hacía, aunque a sus 15 hijos reconocidos y los bastantes sin reconocer, no le llegan los 3.000 sonetos o las dicen 1.800 comedias. 

Tantos amoríos, tantas enfermedades a su vera, tantos pecados incluso después de ser sacerdote, no lograron mermar sus ganas de escapar por el pequeño túnel de su patio o huerto, para que los vecinos no vieran sus andadas de caza. 

Lope de Vega era guapo, dicen que hablaba tan bien como escribía, que amaba tan bien como explicaba en sus comedias. Pero no fue todo lo feliz que deseaba.

Por eso, tal vez, escapaba constantemente en búsqueda de nuevas felicidades. Por ver si encontraba la buena, la definitiva.

La carrucha que dejo arriba es la que todavía se conserva en su casa de Madrid, en el patio de su huerto, a menos de un metro de por donde escapaba Lope de Vega. No sabemos si será la carrucha de entonces, pero si lo fuera, seguiría guardando sus secretos.


Nunca caminamos dos veces por el mismo camino

Las personas son vidas movibles que nunca están dos veces en el mismo sitio. Ellas creen que sí, pero se equivocan. Cuando vuelven al lugar…„ este ya no está igual, ellos no son los mismos, y sus circunstancias han cambiado. Todo es diferente.

No pueden volver a ver lo mismo, no tienen los mismos colores, no saben hablar lo mismo. Excepto que sean artificiales, que todavía no es el caso.

Creo.



Lo inadecuado de escribir Lo inadecuado. O no

Lo. Lo inadecuado. Lo.

¿Qué es inadecuado? ¿Para quién?

¿Escribir en el suelo es inadecuado? ¿Por qué…, porque no se hace nunca?

Lo. 

Lo inadecuado es no ver adecuado aquello que no molesta.

No. Lo.

Piel Zaragozana con sustancia dentro

Entre esa Zaragoza que renace ante el ARTE tenemos esta piel de museo, de Centro Cultural. Las pieles de las ciudades son importantes pues son el exterior que nos llama a entrar. Pero para volver deben contener "chicha" dentro. En este caso la tiene y mucha.

¿Tocar aunque esté prohibido?

¿Tocamos? Aunque esté prohibido… ¿tocamos? 

¿Y qué tocamos?  ¿Sonaremos a algo? ¿Nos sonamos con los recuerdos? ¿Nos tocamos?

La forma de hablar sin voces, con músicas que hablan…, son las voces de los restos de nuestro interior. 

¿Tocamos para recordarnos?

Miramos y seguimos paseando, con la música dentro del cuerpo. Ya nos tocaremos luego.

La creatividad según un sociólogo

El sociólogo Richard Sennett, doctor en sociedades humanas y explicador de por qué nos movemos y somos como somos, nos dice una frase que podríamos emplear para todo en nuestro camino. Necesitamos comunicarnos, y eso supone hablarle a los demás. Hay que hablarse a uno mismo, pero debemos gritar un poco, para que nos escuchen los que quieran escucharnos. 

Os dejo otras dos frases suyas, para entendernos algo mejor entre todos.

* Muchas de las cosas que están pasando son tan increíbles que tendemos a no creerlas, aunque las tengamos delante.

* En cualquier profesión uno puede y debe tener una vida intelectual activa. Es fundamental que cualquier persona tenga conciencia de su capacidad intelectual y de su necesidad de contribuir a ese desarrollo. Incluso si no tiene una carrera universitaria.

Ese New York que parece roto…, pero que es un amor

En esa empresa del edificio enorme no me atreví a entrar. No me parecía segura, estaba como partida por la mitad, rota,  como un calvario de estructuras de nada, de todo, de brillos cremallera que asustaban un poco. 

Un espacio que producía un compungimiento de corazón ante un derribo inminente. Luego me enteré que era la luz, que en realidad me estaba engañando yo solo. Como sucede a veces en el amor.

Ibiza y su azul cían con blanco paredil

El azul cían con el blanco es luz, es apertura de miras al cielo, aunque sea una ventana. El azul cían es atrevido, es el inicio de la impresión, la base, el inicio, la equivocación. Esta Ibiza de la ventana en azul cían es un abrazo al cielo brillante, a la luz del blanco paredil.

En mi vida he conocido muchos blancos, pero nunca el blanco Ibiza. Y menos el blanco paredil. El de las paredes blancas de blanco.

La historia de un caracol zaragozano

La sensación de duda me invadió enseguida. Yo era un pobre caracol que no había andado nunca por aquellos verdes. ¿Qué hago? me pregunté, ¿sigo la estela verde acolchada y alimentícia o me atrevo por las lisas líneas crema grisáceo que me dan pocos sobresaltos?

Al llegar al punto que les enseño arriba, mis pensamientos se hundieron. Había una línea gris oscura, una línea fresca y húmeda, alternativa peligrosa pero amable, aunque eso sí, sin luz suficiente.

Os lo juro, me quedé quieto en el lugar que veis y esperé a que otro viandante decidiera por mí. Yo le seguiría. Pero no vino nadie. Ahora estoy en una caldera caliente con laurel y tomillo, esperando no sé bien qué. De momento me han quitado todos los mocos.

Marwan Abu-Tahoun Recio avisa de que no perdamos el tiempo

Casi siempre es tarde cuando comprendes que era a ti a quien deberías quererte más.

Y sin embargo, siempre que lo haces…, ese amor llega justo a tiempo.

Marwan Abu-Tahoun Recio. Mitad palestino, mitad soriano

Ejercicio para entender la transformación en arte


Podría parece un cuadro de Mondrian o de Theo van Doesburg, pero no lo es, simplemente es una reconstrucción de formas y colores, empleando una imagen aleatoria de manchas en una pared, tras borrarse unas pintadas anteriores. 

Lo que intento demostrar aquí es que dependiendo de la mirada que pongamos ante una obra, esta puede llegar a ser algo interesante, algo bello, o puede pasar desapercibida.

Depende de la distribución de espacios, formas, luces, masas y colores. Depende de su terminación y selección de encuadre, de corte. Incluso depende de la osadía del artista para presentarnos algo como terminado, dispuesto a ser mirado.



León de Castilla del siglo XIV


Del siglo XIV podemos ver en esta imagen un león rampante clásico, en este caso del castillo de Curiel de Duero en Valladolid mostrando las armas de los dueños del edificio en un friso o panel en madera de pino, pintada con diversas escenas y que se conserva en el Museo Arqueológico Nacional. 

Fue el castillo residencia de Reyes y sirvió como dote para diversas bodas reales, donde darse castillos como regalos debía ser de lo más habitual. Cosas de antaño y de los nobles con castillos que les sobraban. Vemos que es un león bien dotado para tener descendencia.

Diagonal Zero Zero, arte arquitectónico desafiante


Este edificio de Telefónica en Barcelona llamado Torre Diagonal Zero Zero o Diagonal 00 enmarca con su belleza una estampa claramente artística del urbanismo que desea dejar huella arquitectónica.  Diseñado por Emba Estudi Massip-Bosch arquitectes estudio ubicado en Barcelona, con sus 110 metros de altura y su forma triangular quiere asemejarse dentro de la más absoluta modernidad al edificio Flatiron de New York (3 plantas menos), con su esquina desafiante rompiendo el aire de la nueva Barcelona. 

Pero es la luz que desprende y su fachada articulada sobre cristal y tubos de cemento y acero, lo que le da esa personalidad novedosa. Arte urbano privado pues sin duda la arquitectura es una herramienta para crear arte si quieren los artistas.

Nos quedaremos con las cortinas verdes del sexo o la guerra

Siempre tras las cortinas se oculta algo. A veces incluso agradable. Estas cortinas verdes son el indicativo de que dentro se está cociendo el mundo. No quieren que entre la luz, y eso es sintomático. Todas las grandes peleas se conjuran en la oscuridad apagada de la mente humana. O animal. Y todos los grandes amores con sexo tienen un ligero toque de oscuridad, pues los fluidos se soportan mejor sin el sol dando en la cara.

Guerra o amor. Sexo o muerte. De momento…, nos quedaremos con las cortinas verdes.

El modernismo era mucho más que arquitectura

El modernismo es una forma de sentir la vida, no es simplemente un modelo artístico ni urbano, es un complemento a unas décadas. El modernismo nació en los años en los que era necesario ese lujo exterior e interior, aumentar los colores y las formas naturales, posiblemente como recuerdo del campo que se estaba abandonando. 

Modernismo floral, arte nuevo, arte libre, arte elegante.

Era también poesía, pintura, arquitectura interior, moda, religión, incuso gastronomía. Era sobre todo “lo nuevo”, lo renovado, la entrada de las flores en las habitaciones, de lo vegetal en el ladrillo. Era un arte para las élites sociales, que necesitaban el color y las formas nuevas, incluso el erotismo elegante. Era construir de forma bonita las vidas rodeandolas de belleza y color. Y de reflexión y toques de nuevo diálogo.

En la imagen una escalera y patio de un elegante edificio modernista de Barcelona.

Unos árboles vendiendo camisas

Un árbol enmarcado siempre es un árbol aunque ya pierde gran parte de su naturaleza. Los árboles como las lagartijas deben estar libres y por eso no deben estar muy enmarcados. Nadie estamos libres, es cierto, todos nos usamos los unos a los otros. Pero como poco no debemos tener un marco de plata dorada que nos diga desde donde tenemos que mirar.

A estas palmeras les han colgado cacharritos azules con luces de colores para contentarlas, pero cada vez que mirar hacia las marcas comerciales se responden que ellas no nacieron para ayudar a vender camisas.

Arte amable en el urbanismo callejero de Barcelona

El arte urbano tiene muchas variables y a veces algunas son maravillosas y baratas. Cuidado…, digo baratas en su ejecución, no en su idea o proyecto. Los autores, los artistas están facultados para valorar sus obras en lo que ellos consideren que valen.

Este ejemplo de un pasillo o pasaje urbano en Barcelona es claro. Se podría haber obviado el poner los elementos de color y forma encima de las cabezas de los transeúntes que lo cruzan. Pero este trabajo dota de alegría, de luz, de sensación de calidad al lugar por el que atraviesa sus momentos a veces aburridos y repetitivos. 

Es una forma de que el urbanismo piense también en las personas y en lo inmaterial, en las sensaciones y en las amabilidades de la calle.

Luz y colores que no siempre están


Se multiplican los contrastes de colores cuando el sol choca contra las oscuras sombras artificiales. Es entonces cuando las fachadas más simples cobran el protagonismo de la luz reflejada y nos ofrecen colores escondidos. Luz y colores que no siempre están.

¿Plantamos un árbol mañana mismo?

Si supiera que el mundo se acababa mañana, yo hoy, todavía plantaría un árbol. Martín Luther

Flor de Almonacid de la Sierra

Estas bellas flores me las encontré en Almonacid de la Sierra, paseando por el campo en busca de tranquilidad. Estaban allí precisamente para tranquilizar el paisaje, para demostrarnos a todos que las flores no se pueden diseñar, es imposible, si acaso copiarlas. Nadie lograría inventarse una flor nueva, sin antes estar pensando en una que ya existiera.

Una ventana de Praga que vende vida de paja

Soy un alcahuete, un tipo fisgón que mira desde fuera lo que hay dentro. Dentro de las ventanas, de las personas, de las cajas con sorpresas, de los corazones, de algunos pensamientos hermosos. 

Vamos…, que soy un tipo raro. Como todos vosotros.

Esta ventana es de Praga, ya tiene tantos años que hoy no existirá igual, la habrán modificado por vieja. Era (o es) una tienda de marionetas, de muñecas vivas a poco que las movieras con los hilos y las ideas. Incluso hablaban, me dijeron los de dentro, pero esto ya no sé si creérmelo, pues eran de madera y de paja. Aunque en Praga todo es posible. Como es tan lejos.

El teatro es mentira para el espectador y verdad para el actor

Teatro, simple teatro, trampantojo y literatura, arte del engaño, el mayor espectáculo del mundo. Alguien con su palabra y sus gestos, con sus artilugios, logra contarnos historias, consigue que nuestra imaginación viva historias que no le pertenecen, y disfrute o sufra con ellas. 

Todo es mentira, pero todo es aceptado.

Es puro teatro, excepto para los actores que lo crean y se lo creen. Sin esa parte del acuerdo, es imposible hacer teatro.

Los espectadores se lo creen todo, pero es mucho más importante que se lo crean los actores.

Un león de piedra que igual tenía frío

Hace como quince años que me encontré con este león que salía de las piedras. No metía miedo pues casi no se movía, era muy tímido y el hecho de que fuera de piedra también ayudaba a que no se moviera mucho. Era Praga, de eso sí me acuerdo. Pero no logro recordar el motivo por el que estaba tan escondido entre las rocas. Tendría frío, digo yo.

El ARTE actual durará muy poco tiempo

La pintura clásica, en soporte flexible y duradero, la pintura con pincel sobre lienzos o maderas es muy posible que se esté acabando. El arte actual busca otros medios y otras formas de dar a conocer sus trabajos. Curiosamente muchos de ellos al final se convierten en obras con un valor muy relativo, etéreo en el tiempo, con fecha de caducidad muy corta.

Este arte efímero, bien con performances, en grandes montajes que nadie podría guardar, en art street, en obras que emplean elementos que sólo tienen sentido en el momento final del montaje, es la contribución de este nuevo siglo XXI y finales del XX a todo el mundo del arte mucho más clásico que nos ha precedido.

La inmensa mayoría de las obras que hoy podemos contemplar en la calle, en teatros, en exposiciones o museos, no se conservará, nunca la podrán ver los ciudadanos de dentro de unos siglos, excepto si la hemos fotografiado y se conserva en otros formatos que los reales. 

No será la misma obra, no producirá las mismas sensaciones, y esto ya lo podemos contemplar cuando vemos retrospectivas de exposiciones de mitad del siglo pasado donde se nos muestran documentos de conjuntos de obras que hoy ya no somos capaces de valorar bien, pues los observamos desde nuestro actual punto de vista, pero en soportes falsos, en fotografías o documentos gráficos.

Tal vez la pregunta sería: 

¿Por qué hemos decidido crear el arte actual sabiendo que no soportará el paso del tiempo?

No soy ni mejor ni peor, soy diferente

"Ma da igual ke me mires komo a un bicho raro. Ni mejor ni peor, senzillamente soy diferente"

Los gritos de las personas son gritos sociales, son fotografías con texto que reflejan perfectamente esas miradas que conviven y necesitan expresarse con la contundencia de las minorías. Hay que gritar si eres tan bajito y poca cosa, que no se te ve desde fuera.

La diferencia entre estar dentro o fuera

Siempre existe esa sensación extraña al vacío que no se contempla tanto desde arriba como desde abajo. 

¿Y si alguien se asomara? 

Y lo curioso es que se asoman y miran para ver quien les mira. 

Desde arriba todo parece más normal, desde abajo más curioso. 

Esa es la diferencia entre estar dentro y estar fuera.

Pintar de jazz el aire verde de Madrid

La necesidad de la música, la soledad de una mañana en Madrid buscando el trabajo diario. Excesivo calor para unas mangas largas y una chaqueta en espera. Pero hay que custodiar la esquina del parque, para que nadie la ocupe.

Hay que pintar de jazz el aire verde de Madrid.

Torres de iglesias buscando a Dios

Las grandes torres religiosas buscan siempre el mismo fin, acercarse a su Dios. Pero lo que nunca he llegado a entender bien es esa manía de pensar que Dios está en los cielos y no dentro de las tierras. 

Es tan inmenso el universo, que resulta imposible edificar una gran torre que mire al Dios que nunca sabemos donde se encuentra.

¿De qué color es la arena color arena?

La arena siempre ha sido amarillo arena, más o menos brillante. Con los años te vas enterando que hay arena negra, blanca y rota. Gris o roja. Ya casi nada es como te lo imaginabas, encuentras matices que te borran las primeras ideas. 

Lo que no sé…, es si admitirlo como bueno o como malo. Ya lo pensaré.

Ibiza y sus miradas 05

Nunca pensé que unas gotas de agua verde me llamaran la atención. Pero todo es intentarlo, estar en la posición adecuada y con la mirada preparada para dejarte llevar. Aquella ventana con gotas verdes me gustó. Todo lo demás vino sólo.