La hermosura de los reflejos cambian la mirada

Los reflejos cambian las formas, hasta no reconocernos. Para vosotros esto es lo real, no hay otra forma de verlo. Para los que estén ahora allí es de otra forma. Depende de donde estemos, vemos las cosas de una manera o de otra.

Es la biblioteca pública de Birmingham, un hermoso edificio tanto por fuera como por dentro. 

Tengo diplopía y veo el doble que tú. Dos cosas

Como no sabemos bien qué vemos y cómo vemos, no podemos asegurar cómo somos. 

¿Qué es el verde o el naranja? Pues depende de tus ojos. 

¿Cuánto veas, hasta dónde ves? ¿En comparación con quien? ¿Y si no viéramos recto sino inclinado y nuestro cerebro nos hubiera convencido de lo contrario?

Cuando se tiene una diplopía como yo, puedes ver de dos formas diferentes, cerrando un ojo o el otro. Pero yo nunca sabré cual de los dos es el real, es el ojo que me muestra lo que estás viendo tú. 

O incluso tal vez ninguno de los dos.

Cuentas personales sin saldos reales

Las cuentas personales no siempre son números, incluso a veces no son ni personales. Tampoco todas las cuentas personales tienen haber ni debe. Son apuntes en el libro de la memoria. 

Pasamos, pasan, nos vemos, los vemos, nos ven. Y nos apuntamos en el libro de la memoria.

Hay saldos duraderos, saldos efímeros, saldos que pasan desapercibidos pero se quedan…, y hay saldos finales. La suma de todos ellos. 

¿Y si los metemos en una bolsa de basura y los tiramos al cubo? Por seguir jugando con los recuerdos o los no recuerdos.

Curiosamente, dentro podría haber personas

Simples formas urbanas, juegos de formas y colores, que se elevan desde la ciudad grande. Insisten en desear llegar al cielo, de conquistar las alturas cuando el suelo es escaso y muy caro. Con los cristales se forman colores y con ellos sensaciones que van cambiando según los días.

Curiosamente, dentro podría haber personas.

Se puede ser Arte y Basura a la vez?

También el ARTE puede ser basura, o también la basura puede ser ARTE. Depende de la mirada, de lo que nos produzca al contemplarlo. No hay nada fijo. Muchos pensaréis que la basura, aunque la vistamos de colores, sigue siendo basura. Os diría que muchas veces el ARTE aunque lo pongamos colgado en un Museo, no deja de ser basura. Y ARTE. Las dos cosas.

No es incompatible ser ARTE y ser BASURA a la vez.
Nadie somos una sola cosa. Ni tan siquiera nadie somos de un sólo sexo. Creo.

¿A qué sabrá besarte sin ganas? ¿Quién a quién?

A veces una frase en una pared te deja como boquiabierto, con la duda de si es una frase original de quien la ha escrito o es copiada de algún texto y es una cita conocida. La duda no ofende, pero molesta un poco.

Esta frase la encontré en una calle de Valladolid.

¿A qué sabrá besarte sin ganas? Modler

Tal y como están las cosas en los actuales tiempos, besarte sin ganas es complicado, nos besamos cada vez menos y lo que te rondaré. Confundimos las churras con las merinas. Pero sin entrar en los fondos, es una frase gritona, un suspiro de duda, un pensamiento sin respuesta. ¿Es posible besar a otra persona sin ganas? ¿Y para qué?

La Cultura se merece más trabajo y calidad distribuida por todo

Màxim Huerta se equivocó cuando hace ya muchos años consultó con su asesor de qué forma se pueden pagar menos impuestos. Y se volvió a equivocar cuando decidió ponerle una demanda a Hacienda para que le dieran los juzgados la razón. Y tras una sentencia con palabras duras y claras, se volvió a equivocar cuando decisión aceptar el cargo de Ministro de un gobierno socialista. Y se equivocó otra vez más cuando no le dijo al Presidente Pedro Sánchez que tenía sobre su cabeza una sentencia muy fea. Y terminó equivocándose en una semana de Pasión cuando en sus palabras de despedida puso adjetivos calificativos que aunque le salieran del corazón nunca debían salir de su boca.

El nuevo Ministro de Cultura José Guirao Cabrera me gusta (también me gustaba Màxim Huerta) por los buenos momentos que ya me ha ofrecido en sus trabajos anteriores. Soy asiduo del Reina Sofía y de la Casa Encendida, cercanos espacios de arte contemporáneo y de modernidad contemplativa y formativa, y sus trabajos siempre me han parecido muy interesantes, como me lo parecen los actuales con otros directores. 


A veces en España no valoramos bien lo que tenemos, sobre todo sin antes compararlos con otras maravillas que se ofrecen por el mundo mundial y que están a la misma altura que las que hacemos en España.

Cuido de quien me cuida. ¿Y el diecisiete?

Uno de su ciudad no lo sabe todo. Pero hay cosas que sí le sorprenden y le gustaría saber. La curiosidad mató al gato por meter su hocico donde no debía. O no, pues para eso tienen 7 vidas.

Este texto pintado en el suelo de una calle de mi barrio me produce curiosidad como poco. 

"Cuido de quien me cuida"

Parece una parte del texto de una canción rap del grupo Ocer y Rade. Pero el “diecisiete” me confunde, admitiendo que o es una firma no conocida o quiere decir algo más. La curiosidad del gato curioso.

Por esos días grises de cubos junto al mar

Llovían ideas pero ninguna cuajaba. No siempre se está despierto aunque se tengan los ojos abiertos. A veces no se está en lo que se celebra, o no se celebra donde se está. Y pareces apagado. 

Un vagón de tren, muy bien pintado en Madrid

También los vagones de tren se pueden emplear como lienzos, pero cuidado, solo aquellos que ya están retirados de la circulación y se encuentran dispuestos en parques como elementos de adorno o de recuerdo no histórico. No hay que confundirse con otros vagones que se siguen utilizando o son elementos con un valor históricos claro. Tontos, por favor, los menos. Si no lo tienen claro, te pueden pintar las uñas antes de pintar un vagón de tren.

Podría estar mirando por dos sitios a la vez


A veces los bichos no tienen ni ojos, así que no sabemos si nos miran o si están de espaldas. Es lo que tienen los bichos, que pueden asustarnos de varias maneras. 

Este ya no tanto, pues le delataba el oro. Lo normal es que no tuviera ojos o estuvieran tapados por la noble melena de cantante pop. Parecía estar de frente, aparentando poder pasado de moda.

Pero los cuernos me mosquearon. ¿Y si los ojos son lo que nosotros vemos como cuernos? Pues me quedé con la duda. ¿Y si observa por la punta de cada cuerno…, qué ve…, si yo estoy de frente? ¿Me estará mirando?

Arte Urbano en el escaparatismo


Al arte urbano puede impregnar todas las calles de nuevas formas y colores, a costa de múltiples trabajos colectivos e individuales. El escaparatismo, el trabajo decorativo de las tiendas y comercios también debe utilizar el arte urbano como reclamo publicitario. Una pared gris es simplemente eso, un espacio sin atención. Pero esa misma esquina llena de figuras y colores, con formas que llamen la atención, llamará también la atención de la marca que lo sustenta.

La imagen es de la ciudad de Madrid.