Sin las manos, no podríamos ver lo mismo

Sin manos no tendríamos tanta música, y sin duda tampoco tantos idiomas. Las manos hablan por nosotros, incluso aunque permanezcamos en silencio. Con ellas dejamos de sentirnos ciegos ante la vida.