El exceso de color nos puede volver locos

A veces el exceso de color existe. Y necesitamos otra vez volver a los grises, al blanco, a la calma incluso. El efecto del color puede ser violento, atrapasueños, delirante, caleidoscópico, superespirialidoso incluso. Cuidado con caer en la trampa del color.