Ventanuco cerrado para no asomarse

Prohibido asomarse a una ventana cerrada, pues por algo se habrá cerrado. Aunque lo prohibido siempre resulta atractivo.